Give my vote back!

Something breaking through the layer of democratic paint

Solbes viaja solo

leave a comment »

Florencia, agosto de 2008

Florencia, agosto de 2008

 No dudó en desparramar sus documentos sobre los únicos sillones vacíos de la sala de espera. Los pasajeros comenzaron a excitarse al advertir una cara familiar, aunque todos guardaron un impostado silencio cuando subió al autobús que nos trasladó al avión. Solbes viajaba solo, aunque sólo nos lo pareciera. Tanto así que una llamada se le quedó perdida y sin respuesta en algún lugar del espacio telecomunicativo poco antes de despegar. Al mismo ministro de Economía y vicepresidente del Gobierno a la sazón. Cuando tres horas después se radiaba su llegada al Congreso de los Diputados, comprendimos que aquellos papeles que había revisado en el aeropuerto de Florencia como quien repasa la lista de la compra  era su propuesta para un nuevo modelo de financiación autonómica.

Entre las muchas obligaciones del buen padre se encuentran las de querer por igual a cada uno de sus hijos y la de no prometer lo que no se puede cumplir. Hay quien acusa al PSOE de querer a Cataluña sobre el resto de todas las autonomías, pero su error incontestable ha sido el segundo: llegó el 9 de agosto, y los vástagos catalanes se sintieron huérfanos, o al menos así lo hicieron notar.

Con aquella fecha prevista en el Estatut se extinguía el plazo para consensuar una nueva fórmula de financiación con la Generalitat catalana, y se desvirtuaba una ley orgánica aprobada por el Parlamento español. Esta ilegalidad puso en pie de guerra a todas las fuerzas políticas catalanas, que no dudaron en ponerse de acuerdo para reclamar un trozo más grande del pastel en lo que está siendo, como siempre en el Estado autonómico, el vórtice de una espiral de demandas crecientes en el resto de comunidades.

Casi un mes después, Solbes aterrizaba de la Toscana para poner paz. Su plan, apenas esbozado, premiaba a las comunidades autónomas más dinámicas -gracias a mayores cesiones del IRPF, el IVA y otros impuestos especiales- y se prometía flexible a los cambios de población -en virtud de cláusulas que permitieran una actualización anual del censo-. El Estado, además, compensaría con sus propios fondos a aquellas autonomías deficitarias.

Cualquier reforma deberá solventar tres problemas antes de salir adelante. Antes de nada, la Administración estatal deberá asegurar su suficiencia financiera y remendar los agujeros del sector público, cuyos ingresos en relación al PIB es de los más bajos de la Unión Europea. En el último de los escalafones, los municipios tendrán que corregir su tendencia al uso abusivo del territorio, (sólo) en parte justificado por sus exiguas arcas. En el nivel intermedio, las autonomías pondrán fin a sus golpes de tacticismo si sus gobernantes de verdad se preocupan más de sus cuentas que de perpetuarse en el poder.

Por si alguna va a quedarse con hambre esta vez, habría que recordar que la solidaridad implica sacrificios que ninguna región parece dispuesta a asumir. Antes de matar al padre, los hijos deberían aprender a comportarse como hermanos, y dejarse de tácticas y sabotajes para acaparar su atención.

Anuncios

Written by Desiree Garcia

octubre 7, 2008 a 5:23 pm

Publicado en Uncategorized

Tagged with ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: